Carta al COVID-19

Llegaste sigilosamente, invisible, pero te fuiste haciendo tangible a causa de los efectos tan demoledores que has ido dejando a tu paso. No tienes límites, ni fronteras, ni los océanos han podido detenerle. Te apoderaste del planeta de forma inexorable. Y cuando quisimos reaccionar ya era tarde. Tarde para muchos que se han ido quedando…