Blog

POEMA DE AGRADECIMIENTO A LOS SANITARIOS.

Carta escrita el 15 de marzo y recibida en AETESYS el 6 de junio

A todo el personal del colectivo sanitario

Ofrezco este tributo

con profunda humildad y respeto

a todas las personas

de este colectivo sanitario

sin excepciones

y a todas por igual.

¡Gracias!

a todo este colectivo,

desde médicas y médicos,

enfermeras y enfermeros

Técnicos y técnicas de Enfermería,

Técnicos y Técnicas de Emergencias Sanitarias,

Celadores y celadoras, administración, limpieza y demás

cualesquiera de otra especialidad,

desde la primera,

hasta la última persona

como al resto de trabajadores

pasando por todo el escalafón

desde el puesto más ínfimo

hasta el más alto de la jerarquía

de toda La Sanidad.

por enfrentarse a una enfermedad,

como COVID-19 designada

hasta hace pocos meses

nueva y desconocida

provocada por

ese visitante no invitado e indeseado,

cómo es ese virus aparentemente

al ojo humano invisible

bautizado por la ciencia como

SARS-CoV-2

sin pasar por ninguna

Pila Bautismal

Coloquialmente publicado y difundido

como Coronavirus

por diminuto y desconocido

que está causando estragos

a toda la Humanidad

No solo hay que ser héroes,

además de tener valor y coraje

con la mente fría,

el pulso templado,

con certeza en el diagnóstico,

sin perder el ánimo,

ni caer en el abatimiento,

conservando la entereza

y toda la fortaleza,

en momentos de flaqueza

con resignación

y sufrimiento

con toda la resistencia,

pero con todo el pundonor

y sin perder la dignidad.

En unos tiempos tan difíciles

que os toca a todas

y a todos los sanitarios

jugándoos la vida

sufrir y pasar,

con unos valores tan propios

y genuinos del género humano

reservado tan solo a unos pocos

de toda la humanidad.

¡Luchad! contra esta pandemia

con ahínco y toda vuestra energía

conocimiento y sapiencia

fruto de muchos años de estudios

investigaciones y experiencias

para restringirla y erradicarla

hasta por completo eliminarla

para que las personas

convalecientes y enfermas,

recobren su salud y bienestar

y conseguir que desaparezca

cualquier vestigio de esta enfermedad.

A todas las sanitarias

y sanitarios

quienes sois artistas

porque también es un arte

cumplir con los quehaceres de su trabajo

y realizar con esmero

su labor en su profesión,

con toda la dignidad

requerida y determinación

así que, todas las personas

integrantes de este grupo

os deis por aludidas

porque en efecto, sí lo sois,

cada cual en su parcela

por pequeña que ésta sea

en toda su grandeza,

desde el departamento de Urgencias

pasando por las Unidades de Cuidados Intensivos

hasta el último rincón

de una habitación

de cualquier hospital.

Y a toda la sociedad en su conjunto

en unos tiempos tan duros

y difíciles de superar

que a todos y a todas

nos ha de hacer reflexionar

y nuestra actitud

para un futuro inmediato

para aprender de los errores

en el pasado recientemente cometidos

y así de la lección con ello cambiar

para no volverlos a perpetrar.

De alguna parte de la ciudadanía

tanto los sensatos

como los insensatos

los conscientes

como los inconscientes

y hasta todas las víctimas inocentes

en honor a la verdad.

De ahí que algunos

turistas y ciudadanos

de la que han sido muchos

y no son pocos

tienen por su inconsciencia,

egoísmo e indolencia

hasta alcanzar la negligencia

y una absoluta carencia

de cargo de conciencia

y sí mucha,

parte de responsabilidad.

por ignorancia en un tema

ajenos a una dramática

y trágica realidad

y de otros que por su codicia

y avaricia no han tenido

ningún escrúpulo

con tal de aprovecharse

con total impunidad,

con su ignorancia irresponsable

han provocado que se extienda

todavía aún más si cabe

de la que debiera

con más celeridad.

Que ha ocasionado una pandemia

que atajar mejor se hubiera podido

con un poco de sentido común,

bastante toma de conciencia

y mucha responsabilidad.

Los integrantes de este grupo

sanitario

sois como las olas del mar,

en las que, briosos unos llegan

y exhaustos, otros se van,

para brevemente descansar

por un corto espacio de tiempo

para en el turno siguiente

el volverse a reincorporar

porque, aunque conserva

su unidad en esencia,

en cada embate se renueva

como en un volver

de nuevo a empezar.

Y conservar en el recuerdo,

de quienes en su sitio estuvieron

y un día se fueron,

quién sabe si algún día volverán,

espero que así sea,

pero en mi recuerdo

si no lo hicieran

por siempre en mi corazón quedarán.

y quien compartirlo lo hiciera,

bienvenida esa nueva sea

para insuflarles ánimos

a todas estas personas

infatigables y luchadoras

en momentos de desfallecimiento

a este colectivo abnegado

que no le teme a lo desconocido

por peligroso y mortal que sea

y para quien no sea este el momento,

quien sabe, quizás,

más adelante si no lo es ahora,

en un futuro no muy lejano,

tal vez entonces, lo será.

Una y mil veces

¡Gracias!

Por jugaros vuestra vida

en pos de salvar las nuestras

tanto de niños y ancianos

y de cualesquiera edad

¡Muchas Gracias!

De todo corazón

Un beso y un fuerte abrazo

Chus a.f.